Etiquetas

, ,

 

SICA5, Sociedad instituyente y clínica de la alteridad. Un acercamiento a la obra de Cornelius Castoriadis. Resistencia, alteridad y autonomía. Quinta fase, 2015-2016, 7 de septiembre de 2016, 1h00pm, México, DF. LA INSTITUCIÓN IMAGINARIA DE LA SOCIEDAD: OPUS MAGNUM. Responsable: Dr. Rafael Miranda Redondo. Sesión 13/15: LAS SIGNIFICACIONES IMAGINARIAS SOCIALES, 529 – 549. Líneas de trabajo: Limites de la dimensión de lo conjuntante – identificante; lo no identitario.

Miguel Aponte

 

Castoriadis define magma como aquello que “de lo cual se puede extraer (o, en el cual se puede construir) organizaciones conjuntistas en cantidad indefinida, pero que jamás puede ser reconstituido (idealmente) por composición conjuntista (ni finita ni infinita) de esas organizaciones” (2010:534). A partir de esta conclusión de nuestro autor, queremos preguntar ¿cómo podemos estar seguros de que tantos grandes filósofos, desde Descartes y Leibniz, hasta Kant y hasta hoy en día, pudieron haber ignorado o desconocido lo que hoy parece “evidente”: que en la realidad no todo es racional ni puede serlo. Que hay indeterminación. Que el ser en su fondo es caos.

Edvard Munch, El grito

Edvard Munch, El grito

Todo el proyecto racionalista tuvo siempre un sólo propósito: concebir la totalidad de la realidad, sin residuos, a partir de postulados lógico-matemático-racionales, constituyéndose en una verdadera “logocracia”. El logos y la razón darían cuenta de todo, incluido obviamente lo humano y su sociedad. La verdad es que el racionalismo, cuando es consistente, busca, quiere conocimiento absoluto y ese conocimiento absoluto está basado exclusivamente en la razón. Una estrategia que finalmente termina negando u ocultando la alteridad.

Ahora bien, es razonable que leído hoy no nos parezca tan obvio todo este postulado. Estamos en el siglo XXI, después del desastre del siglo XX. La intuición misma nos sugiere que la razón no puede ser todo. Pero no pensemos que esto es o tiene que ser muy obvio. Preguntamos, ¿cuándo el ser humano ha sido en realidad sensato? ¿y qué es ser sensato fuera de las significaciones dominantes en cada época, cuál es la frontera del sentido? Estos filósofos y científicos estaban superando la Edad Media y sus significaciones centrales. ¿Acaso era más sensato creer en dios o dioses, y en libros sagrados, como se hizo en la Edad Media? Seguimos muchos de nosotros creyendo en dios, entonces, preguntamos, ¿creer en nuestro dios es más sensato que creer en la razón? ¿Sí? ¿Por qué? ¿Qué iremos a decir de los dioses de los otros? Finalmente, todo dios verdadero tiene que desembocar en el silogismo identitario: yo estoy bien, tú no eres yo, por tanto, tú no estás bien, tus dioses no son verdaderos, tú estás mal.

Vamos por más ejemplos. La inquisición se practicó con la anuencia de toda la sociedad. Ricos y pobres denunciaban “brujas” que luego se metían en la hoguera. ¿Tenía sentido y sensatez hacer eso? Los esclavos de África fueron comerciados con la anuencia de la Iglesia Católica, los reyes y gobiernos, también de los marineros que los sometían en las galeras; los esclavos se consideraban “inferiores”. Peor aún, muchos reyes africanos vendían a sus propios súbditos ¿Era sensato? En el siglo XX fue sensato para los alemanes eliminar judíos, para ser breves. ¿Tenía sentido? Luego vino el Gulag, ¿podemos decir que fue una creación con sentido y sensata?

En los Estados Unidos de Norteamérica hubo esclavitud hasta 1876 y la gente se mató para defender esa institución: hubo una guerra. ¿Tenía sentido? ¿Tenía sentido que las mujeres no tuvieran derecho al voto por ser seres “inferiores”? Sabemos que ese derecho se otorgó apenas hace unas decenas de años, después de la segunda guerra mundial; y hablamos de países muy “civilizados”. ¿Qué sentido tenía? En tiempos de Freud se consideraba que las mujeres con histeria inventaban la enfermedad ¿era eso muy científico? El capitalismo se basa en el absurdo de que lo único que da sentido a una vida humana y la sociedad es la producción, el consumo y el gesto eficaz, ¿esto es sensato? Ahora mismo, en 2017, Trump se hace seguir por muchos norteamericanos y no norteamericanos argumentando que lo que tiene sentido es la autorquía y el proteccionismo y a todos parece sensato, pero, ¿lo es? Así, si ahora nos parece tonto haber creído absolutamente en la razón es porque continuamos atrapados en las mismas ideas y prejuicios de base que subyacen aquella creencia. ¿Cuál? Pues que nuestras propias evidencias son las correctas.

Entonces, ¿por qué no podemos ver cómo esas representaciones o instituciones que llamamos “significaciones imaginarias sociales” dominan el pensamiento y, por tanto, la acción de los seres humanos? Bien, parte del problema es “precisamente” racional: creemos que lo que tiene que ver con la psique, la imaginación y la creación es o reflejo de la realidad o carencia de objeto o una invocación a dios. Lo confundimos con “idealismo” o “idealidad” con efecto nulo. Ahora bien, ¿niega la psique la presencia de condiciones objetivas, económicas o de cualquier otro tipo? Por supuesto que no. Hay condiciones y causas e incluso determinaciones, pero estas son y serán siempre insuficientes y jamás “determinantes”. Aristóteles nos enseñó a pensar en las causas concomitantes y otras, ¿entonces?

Pero, ¿por qué iba a ser idealismo concebir una idea y luego llevarla a cabo? ¿Es que acaso es posible hacer algo sin antes pensarlo o imaginarlo? ¿Qué es un plan? ¿Algo que existe en la realidad exterior o que está en la mente antes? Ahora, ¿vamos a negar eso por el hecho obvio que tal plan tendrá algún apuntalamiento racional? ¿Dónde están las revoluciones antes de hacerse reales? Entonces, ¿Por qué negar la psique? Nuestra respuesta es que la psique y lo que emerge de ella, es parte de esa realidad. Eso sí, se trata de una realidad que no calza con la lógica aristotélica formal. Una realidad que es creación porque es “precisamente” creación de sentido. Es de la misma manera, análogo a lo histórico-social. La historia o es creación o es repetición o réplica de alguna ley, pero, si es así, ¿cómo habría creación? ¿Cómo habría historia?

Castoriadis, Cornelius (2010), La institución imaginaria de la realidad, Tusquets, Buenos Aires.

SICA5, Sociedad instituyente y clínica de la alteridad. Un acercamiento a la obra de Cornelius Castoriadis. Resistencia, alteridad y autonomía. Quinta fase, 2015-2016, 7 de septiembre de 2016, 1h00pm, México, DF. LA INSTITUCIÓN IMAGINARIA DE LA SOCIEDAD: OPUS MAGNUM. Responsable: Dr. Rafael Miranda Redondo. Sesión 13/15: LAS SIGNIFICACIONES IMAGINARIAS SOCIALES, 529 – 549. Líneas de trabajo: Limites de la dimensión de lo conjuntante – identificante; lo no identitario

Anuncios