Etiquetas

, ,

Miguel Aponte @DoublePlusUT

Para aquellos ciudadanos y, sobretodo, los políticos que han cifrado sus esperanzas en que algún factor o fuerza venga desde afuera a salvar a Venezuela de su desgracia actual, ahí les va la bofetada en la cara de gobiernos y “líderes” que este miércoles rechazaron la aplicación de la carta democrática al gobierno venezolano. La desvergüenza se impone así por encima de la democracia y la dignidad.

RATE´S RACE

Envueltos en mantos hipócritas y falsamente democráticos, facturan sus honorarios por diversas vías al régimen venezolano, sin mirar la desesperación de los venezolanos y pasando incluso por encima de los peligros que nuestro caos puede acarrear a sus propios países. Es el “sálvese quien pueda” y la “rate’s race” moderno en que la “representación” ha convertido al espíritu democrático: todo vale y nada importa, basta mantener las “formas” y vestir adecuadamente. Mientras los políticos representativos no vean sus casas arder -y cuidado-, mantengan sus puesticos y cargos y puedan viajar y alojarse en hoteles pagados por los ciudadanos, la democracia estará bien muerta donde esté.

El régimen cosecha este indigno éxito mientras cancela la Asamblea, impide elecciones y cierra hasta las panaderías. La estafa parece funcionar hacia afuera y hacia adentro. Mientras tanto, lo importante sigue siendo lo mismo: ¿cómo es que nuestro liderazgo opositor se hará capaz de accionar sobre la política venezolana, unidos, fundamentalmente unidos, con una agenda propia y no doblegándose al régimen.

¿Cuándo dejaremos de hacernos cómplices de las ilegalidades permanentes del régimen admitiendo toda barbaridad que a éste se le ocurra? ¿Será que nuestros políticos se deciden a tener una verdadera agenda común y a mirar su propia conducta en, para y con los venezolanos? La adhesión internacional será siempre bienvenida, pero la acción interna no podemos hacerla sino nosotros. Por último, está la miopía electoral: ¿esperaremos sentados a que el régimen quiera elecciones? ¿No hay nada más que hacer?

 

 

 

Anuncios