Etiquetas

, ,

Miguel Aponte

Luego del 6D una sola cosa luce segura: la economía estará peor en 2016. La realidad política es nueva, pero la realidad económica no. La primera apuntalará a la segunda, pero el asunto no es inmediato, hay que trabajarlo y hay un “quién hace qué, cuándo y cómo”, que no se puede obviar. Será peor, insistimos, aún si el régimen, en un supuesto negado, hiciera “lo correcto”. El país sentiría impostergablemente el dolor de la cura. Pero de esto olvídese, estimado lector, porque el gobierno es incapaz en tres niveles esenciales. Primero, no admite su obvia responsabilidad. Segundo y como consecuencia, no es capaz de “pensar” lo correcto; lo que hace que, tercero, sea incapaz de “hacer” lo correcto; a esto agregue la incompetencia genética del funcionariado chavista: ideológico, torpe, sin educación sobre el tema y, por lo tanto, inservible. ¿No me cree? Espere a ver los “nuevos” ministros y jefes. Entonces, ¿qué escenarios tendremos si el mejor, “hacer lo correcto”, es imposible?

Zapata

Zapata

Primero: que el régimen, apostando al caos, mantenga su postura actual, insustentable con precios del petróleo a la baja, sin caja y sin suficiente financiamiento internacional para continuar la gestión populista. Segundo: que hiciera “algo” y no implosionase por hacerlo -así de absurda es la situación en que él mismo se ha colocado-. Este camino fracasaría igualmente, porque cualquier medida económica aunque luzca correcta -aumentar el combustible o devaluar, por dar sólo dos ejemplos- será incorrecta si no se acompaña del resto de acciones que la hagan económica y políticamente coherente y sostenible.La verdad es que el régimen se debate entre fracasar de una manera o de otra.

En estas circunstancias, además de la función contralora que, sin duda, debe regresar ¿qué debería hacer, desde el punto de vista propositivo, la nueva Asamblea? Respuesta: crear el marco institucional y político que oriente al país hacia una democracia moderna que sustente una economía sana, sin ofrecer falsas expectativas y sin confundirse con un gobierno totalmente incapaz. Se trata de acciones legislativas, políticas, pre-económicas, que produzcan las condiciones necesarias para la acción económica, que necesariamente pasa por la reconciliación nacional. ¿Cómo?

1°) Aprobando la Ley de Amnistía General para los Presos Políticos; 2°) Dejando claro que la Asamblea no es el Ejecutivo y no ofrecer aquello que no le corresponde; 3°) Ejerciendo la acción legislativa que reinstitucionalice al resto de los poderes públicos, sin excepción y añadiendo a esta lista el BCV; 4°) Proponiendo a los ciudadanos un programa legislativo coherente, moderno e incluyente, que apuntale los cambios que el país exigió el 6D; y, 5°) Cumpliendo y exigiendo cumplir al Ejecutivo la Constitución de la República.

Anuncios