Etiquetas

, ,

Por Miguel Aponte

El maniqueísmo de liberales y marxistas contemporáneos los ha llevado a negar la libertad que dicen defender. Ambos pretenden una “libertad sometida”; ¿a qué? Pues a la economía: “privada” para los primeros y “colectiva” para los segundos. Dos maneras de entregarse psicóticamente a una significación para negar la otra. Pues, pregúntese, si la economía es solo privada, ¿no se niega lo público? Y si solo es colectiva, ¿no se niega lo privado? Ahora bien, la pregunta es: ¿quién puede sostener sensatamente que negar lo privado iba a ser posible sin destruir necesariamente lo público? Y viceversa.

Si se impone la propiedad privada como única visión, ¿qué hacemos con las externalidades negativas de la acción privada? ¿Qué se ocupe el gobierno? ¿Adónde lleva esto? ¿No es acaso al autoritarismo-populista de derecha? Y si se impone la propiedad colectiva, ¿no negamos la iniciativa individual y al individuo? ¿No es esta la vía más rápida al autoritarismo-populista de izquierda? 

En Venezuela hemos vivido ambas experiencias, que, en el fondo, responden a la misma causa: la negación de la democracia y los ciudadanos que esta requiere. Por tanto, la pregunta es: ¿debemos permanecer en este miope centralismo económico para siempre? ¿Por qué?

Creer que el “individuo” es una idea abstracta excluye necesariamente al otro y termina justificando la tesis de la lucha de clases y la violencia correspondiente. Es la estafa marxista que por tanto, paradojicamente, también se encuentra, por exclusión, en el núcleo de la teoría liberal. Por el contrario, “individuo” es una noción política y ética, imposible de aislar, como pretende el liberalismo; el individuo no tiene sentido si no existe el “otro”; y no se debilita, sino que se refuerza gracias a la comunidad. Tampoco se trata de “comenzar a ser éticos” y ya. El individuo es en la medida en que el otro es y por esto no es cierto que mi libertad “llega hasta donde empieza la tuya”, sino que “comienza con la tuya”. ¿Se nota la postura no marxista y no liberal?

Ahora bien, el marxismo, hundido en una supuesta filosofía materialista que además pretendió haber encontrado la “ley de la historia”, sometiéndola, por si fuera poco, a “leyes económicas” inapelables, se encuentra sin duda en peores condiciones intelectuales para superar su propio positivismo: su ceguera es casi total. No es pues casualidad que aquel alguna vez llamado “pensamiento marxista” haya degenerado hacia el stalinismo, el maoísmo, el fidelismo… para, al final, traspasar alcantarillas, hasta el “todo vale” actual, en este discurso impresentable que es el chavismo. Puro populismo robado a la socialdemocracia, sin teoría económica, ni filosofía y menos aún teoría de la historia, pretendiendo por la fuerza lo que es imposible sin la razón.

http://eltiempo.com.ve/opinion/columnistas/lo-publico-y-lo-privado/193684

http://redinternacionaldelcolectivo.blogspot.com/2015/09/lo-publico-y-lo-privado.html

http://lacabraloca.com.ve/lo-publico-y-lo-privado/

http://www.petroleoamerica.com/2015/09/lo-publico-y-lo-privado-doubleplusut.html

Anuncios