Etiquetas

, ,

Miguel Aponte

Cómo será de precaria la reflexión por estos días en Venezuela, que liberales y chavistas coinciden en que para salvar la economía hay que «dolarizar». La clave que explica esta curiosidad está en el poder mágico que, para ambos, tiene la medida, lo que coloca a los dos en el campo del «fetichismo» económico. Movería a risa, si no fuera trágico: creen que copiando esquemas resolverán problemas que lo que requieren es ideas legítimas y ejecución propia; y no quieren admitir que éstas hay que «parirlas» y «trabajarlas»  aquí. No se trata de que sea impropio compartir ideas y experiencias, incluso modelos, pero de allí a copiar vulgarmente cualquier cosa y pretender así importar resultados, es demasiado.

ArteUrbanoBritanicoMauMau

La devaluación refleja la inflación, pero no es su causa; la inflación acompaña a la escasez, pero no es su origen. Por lo tanto, la ausencia de devaluación no garantiza abundancia ni una economía fuerte y productiva y mucho menos prosperidad y desarrollo automáticos; y, de hecho, una devaluación cero puede coexistir con la peor escasez y una economía arruinada. ¿O es que creen que si se adopta oficialmente otra moneda y en ese país crece el PIB, lo hará aquí? ¿Si allá crecen la inversión y el ahorro, aumentarán aquí? ¿Si mejoran las expectativas allá, desbordaremos de optimismo aquí? ¿Usted va a creer que si allá gozan de variedad y calidad de bienes, veremos igual fenómeno acá? ¿Y si allá conviniera aumentar o disminuir la liquidez, convendrá aquí? ¿Cómo conciliar requisitos macroeconómicos de realidades completamente diferentes?

Yendo más allá de la economía, ¿si allá la educación básica y universitaria es de calidad, lo será acá? ¿Sí allá hubiera seguridad, democracia y libertades civiles, las tendremos aquí? ¿Se respetarán los derechos porque esa sea la norma en aquel país, si fuese el caso? ¿Y usted no cree que estos elementos extraeconómicos están en la base de aquella realidad y condicionan la supuesta prosperidad económica? ¿Acaso adoptando la moneda se van a importar automáticamente estas realidades y la prosperidad correspondiente, si es que eso fuera prosperidad? No nos engañemos. Para que esto ocurra no basta adoptar la moneda, que no es más que un elemento de aquella sociedad: habrá que asimilarse completamente, hacerse aquella sociedad; entonces esté claro, se trata de algo que va más allá de la economía. Pidan la nacionalidad: será más fácil.

Copiar esquemas ha sido la constante venezolana desde el mismo inicio de la República en el sXIX: comenzando con el liberalismo, que envuelto en su manto positivista dominó y domina las mentes socialdemócratas, marxistas y socialcristianas criollas, todas más iguales de lo que creen; y hasta hoy. ¿Qué ocurre que nos negamos a pensarnos? ¿Adónde va un país que no se piensa?

http://eltiempo.com.ve/opinion/columnistas/la-dolarizacion-iii/181945

http://www.petroleoamerica.com/2015/05/la-dolarizacion-iii-doubleplusut.html

http://lacabraloca.com.ve/?p=116

Bibliografía relacionada:

http://www.eluniversal.com/opinion/150524/un-tsunami-economico-se-aproxima

Anuncios