Etiquetas

, , ,

“For the foreseeable future economic theory should be understood more on the model of music theory than Newtonian theory. The Fed chairman must, like a first violinist tuning the orchestra, have the rare ear to fine-tune complexity (probably a Keynesian ability to fine-tune at that). Like musicians’, economists’ expertise is still a matter of craft. They must avoid the hubris of thinking their theory is perfectly suited to the task, while employing it wisely enough to produce some harmony amid the cacophony”.

La economía no es una ciencia. Por si eso fuera poco, la ciencia misma, en sus más altos y “puros” estratos, está plena de aporías no resueltas y que no serán resueltas por la vía de la razón. El pensamiento occidental tomó el sendero de la racionalidad y la determinidad inaugurado por Platón y desde entonces desconoce y oculta la alteridad propia del ser. Las implicaciones no son sólo filosóficas, sino que trascienden a la ciencia bajo el manto “sagrado” de los meta-supuestos positivistas aún dominantes. La realidad no es solamente su estrato conjuntista-identitario, contiene este nivel pero lo excede. Nociones centrales para la economía como las ideas de tiempo, separabilidad, sucesión, causalidad, concomitancia, no podrán captar jamás las complejidades de la sociedad y ni siquiera los de la economía, mientras pretendan verse como “parcelas” separadas y, peor, “determinadas”.

Con todo esto, tanto liberales como marxistas, con sus muy empobrecidos modelos de pensamiento, se empeñan aún por mantener el imperio de Platón: puro racionalismo y determinismo es lo que tienen para ofrecer. Pero de tanto en tanto comienzan a verse los verdaderos desafíos. Todo comienza por reconocer sin “hybris”, las verdaderas limitaciones.

Artículo completo: http://opinionator.blogs.nytimes.com/2013/08/24/what-is-economics-good-for/?ref=opinion&_r=0

Brock Davis

Brock Davis00

Anuncios