Etiquetas

, ,

21.12.2014 05:01 AM La verdad es que el gobierno ni tuvo ni tiene teoría ni política económica: solo gasta y se endeuda. Gracias al capitalismo mundial recibió más ingresos que en los 84 años de historia petrolera previa; y creyó que esta bonanza sería inagotable.

Miguel Aponte

Desde Caracas.- El pasado sábado 13, el régimen bautizó el libro “El pensamiento económico de Hugo Chávez”. Sorpréndase: su precio es de Bs 1.300. Recuerde, sin descontar aquellos tres ceros, cuesta realmente Bs 1.300.000. Así que desde el precio el libro alecciona: ¿cómo fue que ese tal “pensamiento económico” logró que un libro cualquiera cueste hoy en Venezuela esa cifra? ¿El libro es caro o es que el bolívar fuerte no vale nada? ¿Debe calcularse a 6,30 o a 184? ¿vale $ 206 o $ 7? Son asuntos que tienen que ver con el pensamiento económico, ¿no? Responderá el libro ¿por qué la escasez? ¿Se tratarán estos temas allí? ¿Tendrá este libro algo que ver con la realidad venezolana?

El asunto encuadra con nuestro interés en discutir lo que hemos llamado la “Economía Política de la Democracia” para oponerla a la ignorancia y desprecio del régimen precisamente por estos tres temas: la economía, la política y la democracia. En esta perspectiva, esperamos que el libro contenga la respuesta a otro tema crucial: ¿merece llamarse “política económica” lo hecho en estos 16 años? Los resultados solo muestran la voluntad, mil veces repetida por la burocracia, de quedarse en el poder para siempre, de tal forma que la gestión económica es subsidiaria de esta vulgar aspiración; y, concretamente, lo que ha hecho es repartir sin criterio una renta que no produjo, con las consecuencias clarísimas que están ahí: Venezuela depende en 96% del ingreso petrolero, su aparato productivo es una ruina, tiene la mayor devaluación, la mayor inflación, la mayor escasez y el mayor déficit público del mundo. Los cuatro a la vez. Lo demás es bla bla, para engañar a una población cada vez más consciente de que el único responsable de esta desgracia es el mismo régimen.

La burocracia ha mostrado que no quiere saber nada de crítica. No solo no escucha a quienes le adversan sino tampoco a sus propios “aliados” que, cuando discrepan, son inmediatamente despreciados. Entonces, que el libro explique: ¿cómo es un pensamiento que no admite crítica? El poder, entre sus perversiones, incluye aquella que hace que quienes lo posean piensen que nunca se agotará, lo que siempre supone su ruina; pero de esto, paradojicamente, son los últimos en enterarse. ¿Traerá el libro la respuesta a este complejo problema?

La verdad es que el gobierno ni tuvo ni tiene teoría ni política económica: solo gasta y se endeuda. Gracias al capitalismo mundial recibió más ingresos que en los 84 años de historia petrolera previa; y creyó que esta bonanza sería inagotable. Con este dinero quiso hacer de Venezuela un “ejército de mendigos agradecidos”. No lo logró, se acabó la chequera, los precios del petróleo caen y el “plan” colapsó ¿Cómo hablar de “pensamiento económico” y ni siquiera de simple pensamiento en un régimen así? Lo único importante de todo este caos es, ¿qué lecciones sacar? Extraer ahora del desastre un supuesto “pensamiento económico” de un personaje que de paso ya ni está para defenderse de la adulancia, es utilizar la ignorancia para burlarse de la inteligencia ajena. Otra tarea imposible.

http://eltiempo.com.ve/opinion/columnistas/el-pensamiento-economico-de-hugo-chavez/165706

TAGS: Las profesiones imposibles

Anuncios