Etiquetas

,

En Platón hay una especie de teodicea, “que consiste en negar que pueda plantearse la cuestión de la teodicea: si dios hizo el mundo y le adjudicamos esos atributos, por ejemplo, la omnisciencia, la omnipotencia, la bondad absoluta, ¿cómo puede ser que haya mal? Hay entonces varias respuestas posibles. No hay mal, el mal es una ilusión. O la respuesta leibniziana: lo que se nos presenta como mal es una parte necesaria de una forma que sólo puede optimizarse como… una superficie geométrica, con protuberancias y huecos en ciertos sitios, y eso es lo que consitituye su perfección total. Poco importa. Platón, por su lado, toma el argumento al revés, y el precio que debe pagar por negar la cuestión de la teodicea es negar la omnipotencia de dios”.

Cornelius Castoriadis(2003), Sobre el político de Platón, FCE, Argentina, p. 115

 

Medusa Autor-flamenco-desconocido-ca-1550 via classicgrandtour

Medusa Autor-flamenco-desconocido-ca-1550 via classicgrandtour

Anuncios