Etiquetas

,

11.05.2014 05:01 AM 
“El gobierno ha vendido la idea de su triunfo sobre la pobreza e incluso anda diciendo por ahí que para 2018 ésta será de “cero”

Miguel Aponte

Desde Caracas.- El país es una ruina económica, al mismo tiempo un gobierno disociado nos dice que está venciendo la pobreza. ¿Cómo entender esto? Vamos con más números y entuertos. Este gobierno inventó un esquema de 4 tipos de cambio, algo increíble y sin referente, son los siguientes: Cencoex (antiguo Cadivi) de Bs/$ 6,30, para alimentos y medicinas y uso exclusivo del gobierno. Sicad1 de Bs/$ 11,00 supuestamente para estudiantes, investigadores, viajes, compras electrónicas y “sectores clave para el gobierno”. Sicad2 que arrancó a Bs/$ 51,86 y que teóricamente cualquiera puede adquirir, previa convocatoria. Y, cuarto, el de mercado negro. Pero ¿por qué? ¿Para qué tantos y tales controles si comparando el caso venezolano con otros países, su disponibilidad de divisas ha sido privilegiada? Recordemos, fácilmente el gobierno ha contado con más de 1 millón de millones de dólares y la balanza comercial ha sido superavitaria.

El gobierno ha vendido la idea de su triunfo sobre la pobreza e incluso anda diciendo por ahí que para 2018 ésta será de “cero”. La realidad de todos los días, por su parte, habla su propio y contundente idioma: devaluación, inflación, escasez, desindustrialización, dependencia extranjera total hasta en alimentos básicos que una vez producíamos, estantes vacíos, colas, esperas de 5 horas para adquirir cosas elementales, “sellos” y humillaciones de los burócratas –hagan colas, sean sumisos– y vienen cosas peores que cínicamente anuncian e imponen, como el avisado aumento de la gasolina que Ramírez estima en 2300%. Leyó bien: +2300%; y la tarjeta de racionamiento y control social, ya vigente. No olvidemos, su modelo no es Noruega, sino Cuba, aunque ambas son socialistas. ¡Qué cosa no! ¿Qué le parece a Ud.?

El gobierno ha estatizado 1100 empresas. Ahora bien, ¿esas empresas ahora del Estado, producen más? No. Producen menos y peor porque arrojan pérdidas y requieren ser recapitalizadas permanentemente. ¿Cómo? Pues con $ que podrían estar usando para hacer escuelas, hospitales, carreteras o infraestructura o reinvirtiendo en energía, servicios y pare de contar. Pero hay más. Veamos. El salario mínimo se derrumbó y hoy en día es de $2 o Bs. 100 diarios. De estar en el tope del continente americano, pasamos al sótano junto a Haití. Y tome  nota de que las exportaciones per cápita venezolanas son 106 veces las de Haití. ¿Se justifica que estemos igual?

Con la reciente megainflación de Mercal ordenada por el gobierno el precio de la cesta básica se disparó. Pero, ¿por qué? ¿no se supone que estos alimentos están amparados por el dólar a Bs 6,30? Y vea usted con qué aumentos vino el gobierno: la pasta pasó de Bs 5 a 20, aumentó +300%; la harina de Bs 7 a 22, +214%; el aceite, pasó de Bs 10 a 26, +160%; el azúcar de Bs 6,30 a 15, +138%; y el arroz de Bs 7,50 a 22, +193%. ¿Cómo con una inflación esperada de 75% en 2014 y una aún muy superior sólo para alimentos el gobierno ofrece vencer la pobreza? ¿No será más bien que lo que busca es lo contrario? Se ha preguntado usted, ¿por qué?

TAGS: Las profesiones imposibles

http://eltiempo.com.ve/opinion/columnistas/venezuela-control-cambiario-desindustrializacion-y-pobreza/138314

 

Anuncios