Etiquetas

Alexandru Crisan Asleep

“…la unión de fantasía y conducta significa que no existe ninguna conducta pura y objetiva como tal. La conducta no debiera ser nunca entendida desde su propio ámbito, literalmente. Está siempre guiada por procesos imaginales y los expresa. La conducta es siempre metafórica y necesita un enfoque hermenéutico, tanto como el ensueño más fantástico de una visión mística”.

James Hillman pone de relieve el absurdo absoluto de intentar comprender la conducta desde una perspectiva “pura y objetiva”. El papel de la imaginación radical en la conducta individual y social es determinante y no es posible desestimarlo. Es más aún, la imaginación es la marca central de la creación de lo humano. Es porque ésta existe que podemos afirmar a éste ser humano. No es la racionalidad aquello que nos distingue. La racionalidad la compartimos en buena medida con todo lo vivo. El problema central de la filosofía fue siempre cómo articular este reconocimiento de la imaginación radical y evitar los regresos religiosos, es decir, lograr sacar la creatividad del campo exclusivo de dios y lo creado como heteronomía ajena a lo simplemente humano.

Anuncios