Etiquetas

, ,

“Nadie es especial. El hombre no está hecho para ser especial. El hombre no está hecho. Es todo. Tiene que empezar por hacerse a sí mismo hombre”.

Penteo es una obra de teatro escrita por el venezolano León Febres-Cordero. Nos recuerda que de ninguna manera el problema de la alienación es mera teoría social, sino que es, más bien, una de las alternativas de la vida: ser alienada. Pero, atención, no la única y, además, de ninguna manera es una fatalidad. La autonomía es una alternativa constatable. Desde la poesía y desde el teatro hace mucho que se ha tratado este problema; podemos decir que, al menos, desde la Grecia Clásica, con los poetas trágicos en el siglo V adC.

Askush Nuk, Head-Space 0013 h Vía ArtReview

Askush Nuk, Head-Space 0013 h Vía ArtReview

Nuestra indagación quiere situar el tema en el contexto del proyecto por la autonomía individual y social, pero no debemos caer en el lugar común de que como la “praxis” es un hacer que se hace olvidemos que también estamos obligados a “hacer” una reflexión sobre el asunto. Además, ¿qué mejor lugar para esta reflexión que la Universidad Central de Venezuela? ¿Cómo eludir la reflexión en nombre de un “hacer” que no piensa, que no se mira, que no reflexiona? ¿qué nos da derecho a estar “tan seguros” de lo que hacemos?

La reflexión y la teoría también son un momento de la praxis. Si se nos permite expresarlo de esta manera, la reflexión poética es holística y totalizante de una manera que no aliena, sino que sitúa, es ´cable a tierra´. Es una experiencia que no debemos eludir y, mucho menos, subestimar, a riesgo de seguir escribiendo la historia de la heteronomía cuando estamos “muy convencidos” de estar haciendo la historia de la autonomía. Como todo esto es parte de “la crisis del sujeto contemporáneo”, crisis posmoderna, crisis de sentido, aludimos al punto muy importante e incluso vital de salir de nuestro racionalismo, cualquiera que sea el apellido que le pongamos. Por correo electrónico les envío el ensayo del título de esta digresión. No olviden que la autonomía no es el reposo y tampoco es descansar “para siempre” en “mis” evidencias… Esto es lo que no es. Hay trabajo, no olviden, se hace haciendo.

Anuncios