¿Un solo hombre vale por un país?

Etiquetas

, ,

Miguel Aponte @DoublePlusUT

¿Qué clase de ideología puede justificar que millones de ciudadanos marchando en las calles para reclamar el más elemental de los derechos democráticos modernos -elecciones- pone en peligro la sociedad? ¿Qué peligro es ese? ¿Qué gobierno es ese que requiere eliminar al 86% de sus ciudadanos descontentos, para mantenerse en el poder? ¿Poder para qué? ¿Para qué quiere el poder una “corte” de 10 o 20 personas, que ya no tiene proyecto, ni ideología, ni plan de gobierno y que ahora quiere que no haya constitución si no está hecha a la medida de Maduro? ¿Un solo hombre vale por un país? ¿Dónde leyeron eso estos “socialistas”?

FMPinilla421

¿Qué clase de partido político es ese que apalea y despide a quien sea que cuestione a los mandones, lo amenaza con represalias violentas contra él y su familia y lo acusa de loco? ¿Quiénes son los locos cuando hasta los chavistas están en contra de las intenciones del grupo que insiste en mantenerse en el poder al costo que sea? ¿Quién puede defender tal cosa? ¿Qué clase de proyecto de sociedad puede haber detrás de un puro afán cínico de poder por el poder? ¿Cómo justificar que quien discute o reclama o toma la calle para protestar por sus derechos merece ser fumigado con “gas del bueno”, insultado, golpeado, pateado y matado a mansalva?

Ninguna de estas preguntas tiene respuesta en el contexto de la política y la ideología; y todas, en cambio, pueden responderse con facilidad ridícula -si es que no fuera una verdadera tragedia-: se trata simplemente de la vileza de un grupo de abusadores que quiere cogerse al país. Pero, dígame usted estimado venezolano, chavista o no, ¿cómo así? ¿A cuenta de qué? El país masivamente no va a permitir eso y ellos lo saben, como muy bien se filtra todos los días. La pregunta para ellos es, entonces, ¿qué van a esperar para reivindicar algo de vergüenza frente a Venezuela? ¿Qué pasa cuando la realidad supera a la ideología y ya no cabe la discusión? ¿Cuántas muertes, cuánta ruina les hace falta para recapacitar?

Todo se sabe: http://runrun.es/runrunes-de-bocaranda/runrunes/314274/los-runrunes-de-bocaranda-de-hoy-20-06-2017-alto-confesion.html

¿Quién apoya a Maduro y su constituyente?: http://runrun.es/runrunes-de-bocaranda/runrunes/314280/los-runrunes-de-bocaranda-de-hoy-20-06-2017-medio-encuestas.html

 

Sujetos domesticados

Etiquetas

, ,

Miguel Aponte @DoublePlusUT

El mundo académico, político y económico tradicional se conformó con la conclusión de que los individuos no tenían que ocuparse de los asuntos públicos y establecieron una ruptura radical entre lo privado y lo público, disponiendo de paso que de este ámbito tendrían que ocuparse los políticos, como supuestos especialistas de lo público, mientras el resto, como sujetos domesticados, estaríamos “felices” en nuestros asuntos.

maentis_progreso_cultura_inquieta29.jpg

 

¿Pero qué podía esperarse de esta criminal separación? Pues lo que vemos en muchas partes: la democracia muere, punto. Venezuela no es el único caso. Esa muerte pasa, primero, porque la comunidad política se autopulveriza y, ajena a sus propios intereses, termina aceptando cualquier gobierno mientras se limita a su pequeño espacio familiar, su trabajo y su pequeña vida. El sujeto domesticado, actúa como si la libertad no importara y, trágicamente, termina pensando que quien se revela contra el mal gobierno es el problema.

Así, increíblemente, el régimen consigue que la sanción social vaya contra quien reclama y no contra quien oprime, como si quien tuviera que autocensurarse fuese quien quiere la libertad y no quien la impide. Así, algunos aún apoyan la represión con que Maduro responde a quien reclama un derecho básico -elecciones- mientras es él quien se roba ese derecho con su vulgar proyecto constituyente. Es asombroso que haya ciudadanos, chavistas y no chavistas, que aún secunden esta barbarie, declinando su ciudadanía y convirtiéndose ellos mismos “por su propio gusto” en sujetos domesticados.

La verdad es que la mediocre comodidad con que se conforma quien así actúa debería agradecerla a otro que antes luchó por esa libertad; de no haber sido así, todavía habría esclavitud y la historia no habría avanzado. Porque cuando alguien regala su espacio público para conservar su espacio privado, se queda con nada a cambio de todo, regaló su libertad, se hizo esclavo él mismo y, de paso, embarcó irresponsablemente a su descendencia hacia la misma desgracia.

Pregunta: ¿Mis derechos terminan donde comienzan los tuyos o es que los derechos de todos comienzan con el derecho de todos? Algunos ciudadanos apoyan la represión porque otros reclaman sus derechos; sus argumentos son curiosamente liberales, ¿cómo las significaciones liberales pueden ser usadas contra sí mismas: http://www.dw.com/es/venezuela-y-la-repercusi%C3%B3n-de-la-crisis-en-el-turismo/av-39191244  

Lo más espeluznante no es que la GNB allane un edificio, sino que el vecino de toda la vida, sapeé al hijo de otro vecino, al que vio crecer

Querer la libertad

Etiquetas

, ,

Miguel Aponte @DoublePlusUT

Cuando hablamos de igualdad social la confusión abunda. Desde aquellos que quisieran una igualdad aritmética para todos los efectos, hasta quienes niegan toda igualdad. El desatino moderno comienza con sus propios achaques: creer que lo primero tiene que ser lo económico, cuando la verdad es que lo económico es subsidiario de lo político: Venezuela es una prueba.

IMG-20170419-WA0003

La igualdad comienza por otro elemento al que se le quiere oponer, absurdamente, como contrario: la libertad. Nadie más o menos sano aceptaría vivir sin libertad, al menos aquella que le interesa. Antes incluso de entrar a definir -más bien acordar- qué libertad y para qué la libertad, nadie admitiría hoy que se le imponga lo que debe y no debe hacer o pensar.

Además, tampoco vale decir que “hay gente que se conforma y no se interesa en su libertad” porque quien lo dice se refiere a otros, nunca a él mismo; y tampoco cuestiona si en esos “otros” incluye sus hijos y nietos; ¿cómo admitir que porque a mí no me importe la opresión de un gobierno si me regala una bolsa CLAP, un contrato o un avión, tampoco vaya a importarle nunca a mi hijo? ¿Cómo garantizar que mis hijos estarán felices con mis miserias y cobardías? Piense, por ejemplo, en el supuesto Defensor del Pueblo y su valiente hijo. La libertad es pues un asunto público y no privado.

Entonces, si quiero ser libre debo reconocer que mi autonomía está condicionada por la autonomía de todos; y si busco mi libertad con la de los otros, estoy, en la práctica, haciendo política, diciendo que lucharé por una sociedad que haga al otro mi igual, mi par, uno con quien debo compartir la institución de la sociedad. Estoy diciendo que trabajaré para que entre todos hagamos una Ley Justa. Ser demócrata consiste en asumir esto y no en hacer caso omiso, porque cuando dejo actuar a la maldad actual, aún con la excusa de que vendría otra, liquido todo porvenir. Porvenir que también es asunto político, pues no es nuestro sino de quienes vendrán, incluso si no han nacido.